cogiendo a mi madre

Mi confesion

Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por Fernando.

Depravada Helge

Helge estaba muy contenta y achispada. Me miraba con cara de picarona. Me sonreía, incluso con algún paso de baile se me acercaba su culito tocando mi pollita. ¡Ay, ay, ay! que se me pone dura. Yo no sabía que hacer. Su novio estaba allí mismo.